Recordando a René Higuita, el arquero-hombre-escorpión

Hombre espectáculo, tremendo arquero sudamericano de los 80 y los 90, pieza fundamental de una generación de futbolistas inolvidables para Colombia, todo eso y más fue el gran René Higuita, un portero con miles de historias que conoceremos un poquito más en la siguiente nota.

Era mitad de la década de los 80 y el futbol colombiano estaba teniendo un resurgir con jugadores que lograrían un éxito nunca antes visto en el país cafetero. En 1985 Higuita debutó en el Millonarios de Colombia, sería el inicio de una brillante carrera llena de éxitos, pero también de escándalos y polémicas.

Higuita estuvo presente en algunos de los hitos más importantes del balompié colombiano, su primer gran logro fue la obtención de la Copa Libertadores en 1989 jugando para el Atlético Nacional de Medellín.

En una época donde el narcotráfico azotaba de una forma muy violenta a Colombia, el traficante más famoso de todos los tiempos, Pablo Escobar era el amo y señor del Atlético Nacional, invirtiendo millones de dólares para conseguir una copa Libertadores esquiva en esos años para Colombia.

En 1989 Nacional se enfrentó al Olimpia de Paraguay en la final de la copa Libertadores, todo debía definirse en el partido de vuelta que se jugó a estadio lleno en Medellín. En aquella épica jornada, René Higuita fue la estrella atajando cuatro penales y anotando uno, en una definición que fue ganada por el conjunto colombiano, transformando a Higuita en una leyenda para todo el pueblo colombiano.

1990 fue un año lleno de emociones para Higuita, en el mundial de ese año jugado en Italia, la selección Colombia accedió de manera emocionante a la segunda ronda. En ese torneo, Higuita era gran figura en la portería cafetera, pero un increíble error en los octavos de final quedaría marcado por siempre en la memoria de los hinchas.

Higuita recibe un pase e intenta pasar al experimentado jugador camerunés Roger Milla, el delantero africano le roba la pelota y marca el tanto que le daría la clasificación a Camerún. Higuita no puede creer lo que sucedió y Colombia queda eliminada de Italia 90.

La carrera de Higuita continuó durante un tiempo en España, el Rayo Vallecano fue donde jugó durante dos temporadas en suelo europeo. Posteriormente, regresó al equipo donde se sentía más identificado, en una segunda etapa en el Atlético Nacional donde seguiría cosechando alegrías.

El reconocimiento mundial le llegaría en 1995 al excéntrico portero, en un amistoso entre Inglaterra y Colombia jugado en el mítico estadio de Wembley, Higuita realizo el famoso escorpión, lanzando su cuerpo hacia adelante e impactando el balón con la suela de sus botines mientras se mantenía en al aire.

La impresionante acrobacia realizada por Higuita quedó marcada por siempre, los espectadores presentes ese día en Wembley aplaudieron al arquero y de ese modo René Higuita se convirtió en un jugador conocido y respetado a nivel mundial.

Higuita ganó otro título con el Atletico Nacional en 1994, en 1997 partió a México donde estuvo dos temporadas en Los Tiburones Rojos de Veracruz. En esos tiempos ya se notaba que el histórico arquero ya no tenía el nivel de antaño y parecía que su carrera venía en bajada.

El último club donde jugo Higuita fue el Deportivo Pereira de Colombia en 2008, en una carrera donde además de los títulos y las excentricidades, también hubo fuertes polémicos como su amistad con el famoso narcotraficante Pablo Escobar, a quien Higuita visitó en un par de ocasiones en la cárcel privada que el criminal había construido en los años 90.

Otro dato que no se puede dejar de mencionar, es que Higuita también hacía goles, era un especialista en tiros libres y penales, logrando la impresionante cifra de 68 tantos en toda su carrera. Fueron más de 20 años de carrera, René Higuita nos entregó pasión, locura, goles y polémicas, en un recuerdo que en estos tiempos se hace más fuerte que nunca.

Acerca de lama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *